RSS

Archivo de la categoría: poesia

Medio pan y un libro

Locución de Federico García Lorca al Pueblo de Fuente de Vaqueros (Granada). Septiembre 1931.

Cuando alguien va al teatro, a un concierto o a una fiesta de cualquier índole que sea, si la fiesta es de su agrado, recuerda inmediatamente y lamenta que las personas que él quiere no se encuentren allí. ‘Lo que le gustaría esto a mi hermana, a mi padre’, piensa, y no goza ya del espectáculo sino a través de una leve melancolía. Ésta es la melancolía que yo siento, no por la gente de mi casa, que sería pequeño y ruin, sino por todas las criaturas que por falta de medios y por desgracia suya no gozan del supremo bien de la belleza que es vida y es bondad y es serenidad y es pasión.

Por eso no tengo nunca un libro, porque regalo cuantos compro, que son infinitos, y por eso estoy aquí honrado y contento de inaugurar esta biblioteca del pueblo, la primera seguramente en toda la provincia de Granada.

No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio de Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social.

Yo tengo mucha más lástima de un hombre que quiere saber y no puede, que de un hambriento. Porque un hambriento puede calmar su hambre fácilmente con un pedazo de pan o con unas frutas, pero un hombre que tiene ansia de saber y no tiene medios, sufre una terrible agonía porque son libros, libros, muchos libros los que necesita y ¿dónde están esos libros?

¡Libros! ¡Libros! Hace aquí una palabra mágica que equivale a decir: ‘amor, amor’, y que debían los pueblos pedir como piden pan o como anhelan la lluvia para sus sementeras. Cuando el insigne escritor ruso Fedor Dostoyevsky, padre de la revolución rusa mucho más que Lenin, estaba prisionero en la Siberia, alejado del mundo, entre cuatro paredes y cercado por desoladas llanuras de nieve infinita; y pedía socorro en carta a su lejana familia, sólo decía: ‘¡Enviadme libros, libros, muchos libros para que mi alma no muera!’ Tenía frío y no pedía fuego, tenía terrible sed y no pedía agua: pedía libros, es decir, horizontes, es decir, escaleras para subir la cumbre del espíritu y del corazón. Porque la agonía física, biológica, natural, de un cuerpo por hambre, sed o frío, dura poco, muy poco, pero la agonía del alma insatisfecha dura toda la vida.

Ya ha dicho el gran Menéndez Pidal, uno de los sabios más verdaderos de Europa, que el lema de la República debe ser: ‘Cultura’. Cultura porque sólo a través de ella se pueden resolver los problemas en que hoy se debate el pueblo lleno de fe, pero falto de luz.

Anuncios
 

Nuestra Gloria

Estampa delgada como la barda que divide realidad y sortilegio

Profunda la mirada, la ternura echada al viento

Palabra certera bendiciendo las nupcias entre pecho y guitarra

Gloria, al bravo pueblo cantó

Gloria, la del pueblo nos canta

Gloria, siempre es el pueblo, las manos abiertas abrazando al mundo

nuestra Gloria

que ha parido de su pecho carrizos desesperados por andar amando

nos ama de labios cerrados, y nosotros Gloria, te amamos a grito abierto.

Centauro Saher

 

Que dios me perdone…


Que dios me perdone por esta insatisfacción que traigo,

estos sueños que me caen lluvia.

Que me perdone por verte de esta forma en la cara de los ausentes
como intentando expiar culpa antigua;
por soñarte de esta forma,de esta forma oscura,
de esta forma sangre.


Que me perdone la rebeldía,
la que me lleva sin rumbo aparente,
la que me hace llorar las noches
y leerme bibliotecas polvo.
Que me perdone las ganas,
las de volarlo todo,
desaparecerlo
y construirlo de nuevo…
las ganas de volverme tierra y parir semerucos y pomarrosas.
Que me perdone los respiros entrecortados,
el latido fuerte de mis sienes,
los cabellos cortos
… las manos rotas

Que me perdone los sueños,
los eternos sueños utopía.

Andrea Betancourt
 
Deja un comentario

Publicado por en marzo 13, 2011 en mujer, poemas, poesia, poeta, Socialismo

 


Me construyo de tierra
así todos mis males y defectos son olvidados entre las piedras.
Me hago cabello nuevo,
parecido al mío,
fuerte, espeso
… de jade y barro y barbas de árbol.

No importa si se enreda con el viento,
o si atrapa frases de otros tiempos.
Me construyo toda de nuevo.
me hago boca, ojos y tomo oídos de animal escondido;
me hago piel, pies y piernas,
me formo senos, me hago vientre y sexo
… me doy manos.
Mujer entera de tierra y piedra,
de fauna, flora y madre.
Soy mujer natura,
mujer anímala,
mujer que se camufla y siente dos mundos a la vez.
Me soplo vida,
me soplo letra y entendimiento.
Ahí estoy,
mujer perfecta, hecha a mi imagen y semejanza,
copia sin errores de esta diosa imperfecta y catastrófica
Ya veremos cómo sale.

Andrea Betancourt

 

Escape


Diáfana
cautiva
sin piel
destrozada por algún cuento
capaz de proferir mentiras
agua
sed
defino el hoy
como un ayer permanente
distante

espejismos consonantes
esplendor lejano de tu ser
me encuentro tácita
profana de tus labios
capaz de reproducir la vida
sin saber

y soy distante
y soy tuya
en un encuentro cercano
con el cuerpo de la luna
convierte en miel tus besos
y dilúyelos en mi tranquilidad

 

¡Viva la Tecnología!

Tras el revuelo causado en las últimas semanas por el uso que ha dado nuestro Comandante Hugo Chavéz a la red social Twitter y al blog digital chavez.org.ve, que nos hace rememorar del ideario leninista en su obra La Cultura y la Revolución Cultural, la máxima de la apropiación de los medios utilizados por las clases dominantes para revertir su efecto a favor del proletariado, cabe reflexionar en este caso sobre el derecho que tenemos de acceder a la tecnología y a los nuevos medios de comunicación, así como la estrategia comunicacional en la revolución.

Entendemos entonces que la revolución es cambiar todo lo que debe ser cambiado (*) y subvertir el orden establecido por el sistema burgués, en cuanto a la relación de valor de uso que ha sido superpuesta por el valor de cambio que segrega a una exorbitante mayoría, como es el caso de los avances tecnológicos en la medicina, la ciencia, las artes y la tecnología de uso doméstico, al que accede sólo quien puede pagarlo.

Para los venezolanos, en los últimos años se ha acentuado la posibilidad de tener acceso a diversas y nuevas formas de tecnología, en parte por los esfuerzos de socialización de estos recursos impulsada por el Gobierno Bolivariano, y otro tanto por la avasallante estrategia de mercado que inunda con todo tipo de artefactos nuestras ganas de estar al corriente con los avances tecnológicos; claro está, comprometiendo (cuidado, si no todo) parte de nuestros ingresos individuales y familiares.

Se infiere que para entrar en contacto con la misión “Chávez Candanga” es necesario poseer o acceder a una PC, laptop o Black Berry con conexión a internet. Todas estas opciones requieren de un gasto específico, ya que a pesar de los centros privados de conexión a internet, los infocentros y las computadoras del trabajo, se hace necesario para los más fehacientes seguidores y pueblo con necesidades de toda índole, obtener esta tecnología para contactar al comandante Chávez, quien pareciera ser el único capaz de dar respuesta a sus necesidades.

Esto ha llevado al malentendido del uso de la herramienta Twitter con una asociación automática al teléfono Black Berry, lo que induce desde nuestras propias filas a la adquisición masiva de este aparato, propaganda oficial que promueve el consumismo y favorece a los dueños de esta tecnología y a sus comerciantes.

También se ha presentado que la forma de subvertir la finalidad de estos medios digitales y redes masivas, es inscribirnos todos los que apoyamos a Chávez para que se convierta en “roja rojita”, pero en ese afán podemos cometer errores innecesarios en el buen entendimiento de lo que es la construcción del socialismo, y en él, un modelo distinto de medios de comunicación y su respectivo uso.

En nuestra incursión en los medios y redes de la comunicación vía internet, podemos detectar que en el imaginario colectivo y en la dirigencia de las políticas comunicacionales del Estado, está arraigándose la percepción errada de que Twitter y Facebook vendrían a ser la solución efectiva para dar respuesta a las cotidianas avanzadas de la contrarrevolución y sus medios masivos, y peor aún, que nuestra política comunicacional está determinada en las estadísticas de @chavézcandanga, que en tal caso, nos revela la precariedad que padecemos en materia comunicacional.

Jesús Ali Maldonado “Centauro”
Cantor

* Comandante Fidel Castro Ruz

 

Desde cerca del rabo

“Perdí pero me divertí”

La historia es una bestia despiadada
que aplasta sin piedad lo atravesado
que muerde sin paciencia y sin distingo
a los seres humanos y a la noche.

La historia también es una carreta fúnebre
una pista sutil, un calendario roto
un camino torcido y polifónico
que regresa al jamás y al desafuero.

Es a veces la historia una canción
que termina cantándose a sí misma
y nadie se avergüenza ni se teme.

Tiene a veces la historia la ternura de un niño
que derrota a los monstruos de su imaginación.

Es entonces la vida una carrera
o una gran pasarela de modelos
que espera con paciencia y desespero
la pata de la bestia despiadada.

O es tal vez un hermoso paseo
de bellos paisajes
(siempre de copiloto)
en la carreta eterna de la muerte.
O tal vez es la vida
una triste canción
que se canta no más
para sentirse bien
y se acaba en el tono convincente.

O tal vez es la vida un simple niño
que desbarata todo; y cuando crece
aprende la obediencia negadora
que lo pone a esperar la pisoteada.

Nuestra vida no importa ya qué sea:
pero estamos cansados de la bestia
nos estamos montando por su lomo
y vamos a torcerla de camino.

Es agarrar la bestia y la carreta
justo por los caminos polifónicos
y hacerlas regresar a la victoria.

Nuestra vida es cantar un hasta siempre
con este ritmo sabio del combate
con un coro de voces desafiantes
que enternecen bestia y la encaminan.

Nuestra vida es un asalto a la carreta
es ponerle un volante al copiloto
es llevar en los hombros los paisajes

….Cagarnos en la muerte así nos mate

Es la única forma de estar vivos.

Willey Peñuela