RSS

Archivo de la categoría: Fascismo

Al menos 13 libios murieron por ataque de avión de la OTAN


Prensa Web La Radio del Sur /Agencias

Un avión de la coalición imperialista internacional bombardeó varios vehículos en Libia y ocasionó la muerte al menos a 13 personas, entre civiles y rebeldes libios, según dijo un vocero de la oposición libia.

De acuerdo con la cadena de televisión árabe Al Yazira, los fallecidos serían 17, entre los cuales habría también civiles.

Los muertos serían nueve rebeldes murieron en este incidente, así como los cuatro ocupantes de la ambulancia, el conductor y tres estudiantes de medicina de Bengasi.

Un portavoz de la OTAN dijo que la alianza investiga el incidente en el que también siete combatientes habrían resultado heridos. El ataque ocurrió a unos 19 kilómetros de la ciudad de Brega, escenario de fuertes combates en los últimos días.

Aparentemente los rebeldes disparaban al aire con ametralladoras pesadas antes de ser atacados por el avión, que hizo blanco al menos en una ambulancia y otros tres vehículos.

El vocero señaló que “la OTAN toma muy seriamente cualquier reporte sobre bajas de civiles, pero que los detalles exactos de lo que ocurrió son difíciles de verificar puesto que la alianza no cuenta en tierra con fuentes de crédito”.

Lógicamente si alguien dispara contra uno de nuestros aviones estos “tienen el derecho de defenderse”, indicó.

Un portavoz de los rebeldes calificó de “desafortunado accidente” el bombardeo y enfatizó que éste no resta importancia al apoyo aéreo que brinda la coalición en los combates contra las tropas de Muammar Gaddafi.

Los líderes rebeldes también pidieron que los ataques aéreos liderados por la OTAN contra las fuerzas de Gadafi continúen, a pesar de las muertes de milicianos en una ofensiva de la coalición mientras intentaban tomar el control de Brega.

Unos días antes en la vía entre Brega y Ajbabiya, se produjo un ataque aéreo de la Otan, en el cual perdieron la vida siete soldados libios y causó la destrucción de decenas de vehículos, entre los cuales destacan algunos de civiles.

Varias decenas de personas han muerto en Libia en las últimas horas, lo que aumenta la escalda de desolación que podría estar dejando cerca de 140 muertos cada semana, según un médico en misión humanitaria sobre el terreno.

“Cada semana se informa de la muerte de entre 100 y 140 personas, multiplicando eso por 6, nuestra estimación es de entre 600 a 1.000 muertos desde el inicio de los combates”, declaró el médico—identificado como Ramadán— que vive en Reino Unido y llegó a Misrata hace varios días.

 

¿QUIÉN ES ILICH “CARLOS” RAMÍREZ SÁNCHEZ?


Ilich Ramírez Sánchez nació en Caracas el 12 de octubre de 1949. Su madre es Elba María Sánchez, oriunda de San Cristóbal, Estado Táchira, y su padre fue el abogado Altagracia Ramírez Navas (1917 – 2003), nacido en Michelena, Estado Táchira. De su padre, convencido y consecuente Marxista-Leninista, obtiene su formación ideológica y la fuente de inspiración para su futura vida de combatiente internacionalista. Sus dos hermanos menores, Lenín y Vladimir, también nacieron en Caracas, en 1951 y en 1958, respectivamente.

Habiendo realizado su educación primaria en casa con profesores particulares marxistas, Ilich y Lenín cursaron estudios de secundaria en el Liceo Fermín Toro de Caracas, de donde ambos egresaron como bachilleres en ciencias en Junio de 1966.

En Agosto de ese mismo año, Ilich, su madre y dos hermanos se fueron a Londres, Inglaterra, a emprender un proceso formativo diseñado por su padre, con la intención de aprender las culturas y los idiomas de Inglaterra, Francia y Alemania, para posteriormente volver al país dotados de herramientas culturales e ideológicas que les permitiera a los tres hermanos incidir en la transformación de la realidad venezolana. Sin embargo dicho proceso fue alterado cuando, en julio de 1968, Ilich y Lenín obtuvieron una beca por medio del Partido Comunista de Venezuela (PCV), para cursar estudios en la Universidad Patricio Lumumba de Moscú, entonces capital de la Unión Soviética. Durante dos años de formación académica en dicha casa de estudios, entró en contacto con estudiantes de distintas nacionalidades y conoció de cerca las luchas armadas antiimperialistas que se libraban en sus países, particularmente la causa del pueblo palestino, oprimido por el Estado de Israel y su mentor Estados Unidos. Finalmente en el verano de 1970, tras desavenencias con las autoridades soviéticas y algunos cuadros venezolanos, es expulsado de la Lumumba.
En julio de 1970 Ilich viajó al medio oriente para incorporarse a la lucha armada del pueblo palestino. Estando en un campamento de formación de combatientes del Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP) en Jordania, presenció los terribles acontecimientos del “Septiembre Negro”, desatado por el régimen jordano contra los palestinos refugiados en su territorio, ese mismo año. Su mentor en dicha organización, Wadih Haddad, le confiere como seudónimo de combate el nombre “Carlos”, por ser un nombre hispano proveniente del árabe “Khalil”.

En febrero de 1971 Ilich vuelve a Londres a emprender acciones de inteligencia para el FPLP bajo la cubierta de la normalidad de su vida familiar al lado de su madre y sus dos hermanos. Permaneció con los suyos hasta octubre de 1974, cuando se mudó a París, Francia. Su familia viajó de vuelta a Venezuela en febrero de 1975. El 27 de junio de 1975, estando en una fiesta con otros venezolanos en un apartamento tipo estudio del edificio Nº 9 de la Rue Toullier, ubicado en el Barrio Latino de París, tres agentes policiales franceses y un delator libanés a su servicio, Michel Moukharbal, se presentaron preguntando por él. Luego de un intercambio de palabras y acusaciones del delator libanés, se produce una balacera, tras la cual mueren dos agentes policiales y el delator Moukharbal, el tercer agente policial yace gravemente herido. Ilich desaparece del sitio ileso.

La mañana del 21 de diciembre de 1975, y al frente de un comando multinacional de combatientes, Ilich dirige el asalto a la sede de la OPEP en Viena, Austria, tomando 62 rehenes, entre ellos a los Ministros de los países miembros de dicha organización, a su personal de apoyo, guardias custodias y al personal administrativo y de seguridad de la OPEP. El asalto tuvo el propósito de llamar la atención del mundo a la situación de la Causa Palestina, denunciar su opresión por los gobiernos de Israel y Estados Unidos, así como la actitud cómplice con dichos opresores de los gobiernos de Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Qatar e Irán (bajo el régimen del Sha Reza Pahlevi). Tras enfrentamientos que dejaron un saldo de tres muertos, el 22 de diciembre de 1976 partieron en vuelo desde Viena hacia Argelia, el comando palestino y sus 42 rehenes. Finalmente el 24 de diciembre, tras un periplo por varios países del Magreb, y de vuelta en Argelia, el comando – habiendo logrado su cometido – cesó su operativo, liberó a todos los rehenes y desapareció para reincorporarse a la lucha por la Causa Palestina.

A partir de la exitosa y notoria acción de Viena, los medios de comunicación pro-occidentales dieron rienda suelta al mito de Ilich – mal llamado “El Chacal” por dichos medios amarillistas para descalificar su accionar – atribuyéndosele la autoría de numerosas acciones armadas a favor de la Causa Palestina, entre ellas el fallido secuestro, en julio de 1976, de un avión de Air France y su desvío a Entebbe, Uganda, acción que resultó frustrada por un asalto armado de comandos israelíes para liberar a los rehenes. Ilich en efecto NO participó en esta operación.

A partir de 1977, Ilich y sus colaboradores multinacionales participaron activa e intensamente en la guerra entre oriente y occidente, árabes y sionistas, oprimidos y opresores, teniendo como escenarios de lucha Europa y el Medio Oriente, y como principales enemigos a los servicios de inteligencia de Israel, Estados Unidos y de sus aliados. Desde 1990, luego de la caída de la Unión Soviética y de sus aliados en Europa, Ilich restringe su accionar al Medio Oriente, en dónde la continua presión de los Estados Unidos, sus aliados en Europa, e Israel sobre los anteriores gobiernos aliados de Ilich, van cerrándole los espacios para su accionar.

A finales de 1993 Ilich llega a Sudán, donde le ofrecen refugio y apoyo en tiempos difíciles. Sin embargo la presión de occidente sobre dicho régimen surtió efecto, llegando a un acuerdo el gobierno del Sudán con las fuerzas imperialistas para entregar a Ilich, a cambio de un trato de mayor consideración hacia dicho país, así como información y recursos materiales para acabar con la insurgencia cristiana que libraba una sangrienta lucha contra el régimen islámico al sur de Sudán, LA CUAL HABIA SIDO ARMADA Y ENTRENADA POR LAS MISMAS POTENCIAS OCCIDENTALES QUE AHORA LA SACRIFICABAN PARA OBTENER A SU MAS GRANDE OBJETIVO: “CARLOS”.

De esta manera, el 15 de agosto de 1994, mientras se recuperaba de una operación que se la había practicado, Ilich fue sometido por los mismos guardias sudaneses asignados a su protección, fue narcotizado por un médico sudanés, y llevado esposado y encapuchado a un aeropuerto de la capital sudanesa, Jartúm, donde fue entregado a agentes de seguridad franceses a bordo de un jet ejecutivo. A las pocas horas, ya en territorio francés, en la base aérea de Villacoublay, se le hizo entrega de una orden de captura nacional (sólo válida para personas detenidas en dicho territorio), para luego ser internado en las cárceles francesas. Estos hechos fueron reconocidos públicamente por las autoridades francesas del momento, responsables de dicha acción. Siendo que ilich fue trasladado a la fuerza desde Sudán hasta Francia, sin que se cumpliera un proceso de extradición requerido en casos similares, es que se habla del SECUESTRO de Ilich por el Estado francés, lo cual INVALIDA el proceso judicial que se le ha seguido desde entonces y hasta la fecha en Francia, y por ende obliga a su inmediata liberación y consiguiente repatriación a Venezuela, su país de origen y garante de sus más elementales derechos humanos.

Es necesario denunciar que en los casi 13 años de encierro padecido en dichas cárceles, Ilich ha sufrido torturas físicas, agresiones e intentos de asesinato – por otros presos, bajo influencia de las autoridades penitenciarias francesas – torturas psicológicas – aislamiento total durante casi 10 años y privación prolongada de sueño – así como otras situaciones vejatorias y violatorias de su condición de prisionero, establecidas y reconocidas por Convenciones Internacionales, de las cuales son signatarias tanto Francia como Venezuela. Debido a la continua violación de sus derechos humanos, Ilich se mantuvo en huelga de hambre y de sed durante más de 20 días, en noviembre de 1998, para protestar por su situación, sin que hubiera una mediación activa de la Embajada de Venezuela en París, ni de la Cancillería del gobierno del entonces Presidente Rafael Caldera. Sólo el llamado del líder del FPLP, Dr. George Habash, pudo persuadir a Ilich de desistir de esa acción que le mantuvo al borde de la muerte.

En diciembre de 1997 Ilich fue condenado a cadena perpetua por las muertes de 2 agentes policiales franceses y un delator libanés, ocurridas el 27 de Junio de 1975 en la Rue Toullier, en París, juicio llevado a cabo ante la Corte de Assis parisina, de origen napoleónico y la cual le condenara sin que existieran pruebas concluyentes en su contra, ni declaraciones de testigos presenciales de los hechos. Además se le siguen desde hace doce años 5 causas más: Atentado con granada en local “Le Drugstore” de París el 15 de septiembre de 1974; Explosión de bomba en el tren de alta velocidad “Le Capitole” que viajaba de París a Tolosa, el 29 de marzo de 1982; Explosión de coche-bomba en la Rue Marbeuf de París, el 22 de abril de 1982; Explosión de bomba en el tren de alta velocidad que viajaba de Marsella a París, a la altura de la población de Tain L’Hermitage, el 31 de Diciembre de 1983; Explosión de bomba en el tren de alta velocidad que viajaba de París a Marsella, ocurrida en la estación ferroviaria de Gare Saint-Charles en Marsella, el mismo 31 de Diciembre de 1983.

Es necesario aclarar que hasta la fecha (marzo de 2007), el sistema judicial francés ha sido incapaz de demostrar la responsabilidad de Ilich en ninguno de estos 5 atentados “terroristas”. El caso de Le Drugstore se encuentra “engavetado” por el juez de la causa, Jean Louis Bruguière, para hacerlo reaparecer cuando le resulte conveniente – en el caso de que el Estado venezolano reclame la repatriación de Ilich a Venezuela, bajo los beneficios del tratado de intercambio de presos firmado por nuestro país y Francia – bajo el argumento de que Ilich es aún procesado por cometer un acto de “terrorismo”. Las otras cuatro causas han sido agrupadas en una sola, sin posibilidad real de que las mismas resulten en la condena de Ilich.

Por otra parte la Cancillería venezolana, aún habiendo efectuado el estudio de nuestras denuncias del secuestro de Ilich por el Estado francés, y concluido – en noviembre de 2000, luego de un año de investigación de su consultoría jurídica – que SÍ hubo tal secuestro, JAMÁS ha procedido ante su contraparte francesa para esclarecer esta situación, y revertir semejante delito, haciendo prevalecer el legítimo derecho de Ilich Ramírez a estar en libertad.

Finalmente debe resaltarse que desde el 5 de enero de 2006, Ilich fue trasladado desde la cárcel de La Santé, en París, a la cárcel de Clairvaux, ubicada a 260 kilómetros, y un día de viaje de París. Con esta maniobra, las autoridades judiciales francesas han logrado el aislamiento “de hecho” de Ilich, toda vez que su defensa (ad-honorem) carece de recursos económicos para cubrir 2 días de viaje para realizar cada visita a su defendido. En cuanto a los funcionarios de la Embajada de Venezuela en París, éstos apenas le han dispensado tres cortas visitas desde noviembre del año 2006 hasta el presente (3 visitas en 9 meses). Cabe señalar que en estas visitas se le hace entrega de tarjetas telefónicas y otras menudencias, así como se “constata” su estado de salud y vitalidad. En ningún momento nuestra delegación diplomática ha investigado los atropellos cometidos por las autoridades penitenciarias y judiciales en contra de Ilich, tales como los traslados (durante casi 8 horas) de Ilich entre la carcel de Clairvaux y los tribunales en París, dentro de una furgoneta, encerrado en un cajón metálico de paredes sólidas de 1,00 Mt de base y 1,50 Mt. de altura(En foto, réplica. Sentado Vladimir Ramirez), esposado de pies y manos, sin ingerir líquidos ni alimentos, y con un pequeño orificio para la entrada de aire, trato denigrante propio de las mazmorras de la Edad Media, reservado por las autoridades penitenciarias francesas a sus presos de “alta peligrosidad”. Por situaciones como ésta última que describo, es urgente y necesario que Ilich sea trasladado de vuelta a la cárcel de La Santé en París, para así poder actuar en conjunto con sus abogados para defenderse de los juicios que se le siguen, ya que en su aislamiento actual en la cárcel de Clairvaux, se le impide el acceso a las fotocopias de los expedientes que se le instruyen, lo cual ha producido su indefensión total ante el injusto y parcializado sistema judicial francés.

Vladimir Ramírez Sánchez
Caracas, 9 de Agosto de 2007*

*Aunque la fecha de este documento es de lejana data, su contenido lamentablemente sigue vigente.

 

¿Ciencia Ficción? ¿Realidad?

 

SEMANA CONTRA EL APARTHEID ISRAELI 2011

CLIKEA ENCIMA PARA AMPLIAR
 

Foro: MUJER… Una mirada desde adentro..!

El terrorismo de estado colombiano tiene como prácticas recurrentes el asesinato, la tortura, las desapariciones, los falsos positivos entre otros más crímenes de LESA HUMANIDAD, como respuesta a la oposición política. Unas de las estadísticas es las presas políticas y presos políticos que ya ascienden a más de 7500 personas, entre estas víctimas de la violencia existen un gran número de mujeres que por su condición de ser actoras políticas, ser mujeres y de estar
prisioneras, sufren tres veces la represión del estado colombiano, es por esto que hacemos la denuncia de la crisis carcelaria en Colombia y en específico lo que corresponde a miles de mujeres luchadoras y a sus familias que sufren
este drama, producto del conflicto político, social y armado en Colombia, en conmemoración a los 100 años del día Internacional de la Mujer. El mérito es para éstas luchadoras que no son nombradas, que parecen que no existieran, pero que están ahí por expresar sus ideales de libertad, por buscar una solución a la barbarie que vive el mundo de hoy en día donde la desigualdad social nos mata de
hambre y de plomo.

Programación:

– del TIMBO al TAMBO

– REFLEXIONES SOBRE LA POLÍTICA CRIMINAL Y EL TRATAMIENTO
CARCELARIO EN COLOMBIA: Una mirada de mujer desde adentro…
– Ponencia situación carcelaria en Colombia – PATRIA ES SOLIDARIDAD-
– Mujer y luchas –MOMUMAS-
– Intervención Artística – Cierre –

Fecha y lugar:

– Fecha: 10 de Marzo del 2011
– Lugar: Avenida Panteón Casa Nuestra América JOSÉ MARTÍ
– Hora : 2:00 pm a 5:00 pm

 

“Entonces un médico era como Dios, no imaginaba que me robaron a mi niña"

“Me ingresaron y dijeron que me faltaba muy poco para dar a luz. Al día siguiente, a las siete de la mañana, me pusieron el gotero y unas horas después el médico me dijo que me iban a hacer la cesárea porque la niña no nacía”. Así comienza su relato A.O.C. una madre que prefiere no identificarse y que no figure el municipio de Madrid donde vive con su familia.

“Estaba en una habitación de seis camas y al lado había una señora embarazada. Nada más irse el médico, sentí un dolor muy fuerte, empujé y la niña nació sola, fue el 4 de abril de 1976. La señora que estaba en la cama de al lado se levantó, me retiró la ropa y dijo: Qué niña más guapa” recuerda A. que ahora tiene 66 años. “Vinieron las enfermeras y se llevaron a la niña pero no me la enseñaron. La oí llorar en el pasillo. Enseguida entraron otra vez las dos enfermeras que me atendían, una muy alegre y otra más delgada y seria. La primera me dijo: ’La niña está sana’, pero la otra le lanzó una mirada muy seria… Yo pensé que le regañaba porque la primera enfermera era muy dicharachera”, cuenta A.

Una niña sana

“Despues llegó el médico. Me aseguró que el bebé pesaba dos kilos y medio y que se quedaría un tiempo en la incubadora porque tenía una pequeña insuficiencia respiratoria” recuerda esta madre. Dice que su marido y su cuñado también vieron a la pequeña. Pero a las cinco de la tarde llamaron por megafonía. “Bajó mi marido y la cuna estaba vacía. Una enfermera le explicó que la niña había muerto. Él pidió ver el cuerpo y le dijeron que ya lo habían incinerado”. Y se pregunta: ¿Cómo la incineraron sin decirnos nada?”.

Estuvo muy enferma por las subidas de leche que tuvo tras el parto. Las enfermeras le propusieron que la donase pero ella se negó. Unos días después le dieron el alta. No le entregaron ningún documento. Pasado el tiempo, A. tuvo dos hijos más. En el último embarazo, el ginecólogo que la trataba le preguntó sobre sus otros partos. “Cuando le conté la muerte de la niña el médico me contestó: ‘Ya…, esas historias me las conozco yo’. Me quedé de piedra”.

Este doctor pidió un informe de la paciente a La Paz y le remitieron un papel que decía que el 4 de abril de 1976 A. tuvo un aborto “estando embarazada de tres meses”. El documento está firmado el 21 de mayo de 1981 por el doctor José Antonio Usandizaga. “No podía creerlo. Entonces, un médico era como Dios. Ahora tengo la certeza de que a esa niña me la robaron”, afirma A.

José Antonio Usandizaga Beguiristain tiene ahora 78 años. En sus inicios ejerció en el Hospital de Basurto, en Bilbao, ciudad donde se denunció una trama de adopciones que llevó a cabo Mercedes de Grass (Ver DIAGONAL nº 111). Usandizaga fue después jefe de obstetricia y ginecología del Hospital La Paz de Madrid y director de la maternidad de este hospital durante años. Muy próximo al Opus Dei, milita activamente contra el aborto. En un documento elaborado por él para la conferencia episcopal asegura que ha asistido “cientos de miles de embarazos en la maternidad de La Paz”.

Gracias a las primeras denuncias efectuadas en 2009, (aunque con anterioridad lo hicieron los adoptados de la Clínica privada San Ramón) y su difusión en los medios de comunicación y en internet, han aparecido muchos más casos->.

Pedro Soto investiga ahora la muerte de su hermana nacida el 20 de julio de 1979. Su madre, Francisca Sánchez, se quedó embarazada cuando tenía 33 años. Fue a un ginecólogo de un ambulatorio de Torrejón de Ardoz, Madrid que le recomendó ir a la maternidad de O‘Donnell aunque le correspondía otro hospital. Allí dió a luz a una niña. “Le dijeron que el bebé estaba bien, pero no se lo enseñaron. Unas horas después le comunicaron que la niña había muerto”, explica Soto. Ante la insistencia del padre le mostraron un bebé muerto envuelto en trapos. No les entregaron ningún documento.

Soto dice que sus padres eran gente humilde y no reclamaron más. “Mi madre siempre ha dicho que algo raro pasó”, asegura. Ahora se han unido a la recién creada Plataforma de Afectados de Clínicas de toda España. Causa Niños Robados. Tras varias investigaciones han descubierto que el médico de Torrejón de Ardoz y el que atendió en el parto a su madre también trabajaban juntos en una clínica privada.

El Archivo Regional de la Comunidad de Madrid conserva, en teoría, las historias y documentos de los hospitales de la capital, muchos de ellos digitalizados. Fue allí donde Mar Soriano descubrió que la muerte de su hermana Beatriz Soriano nacida en la maternidad de O‘Donnell el 3 de enero 1964 fue atribuida a una otitis. El parte de defunción lo firma el médico Ignacio Villa Elizaga, muy cercano al Opus Dei, que trabajó en la maternidad de Santa Cristina, en O‘Donnell y en la actualidad es profesor en la Universidad de Navarra. Como publicó DIAGONAL, la otitis no es una causa de muerte. Otros seis bebés murieron en ese hospital por otitis el mismo día que Beatriz Soriano, según los archivos.

En esos años muchas mujeres que iban a las privadas acabaron en los hospitales públicos atendidas por los mismos médicos. En el caso de las adopciones ilegales de la clínica San Ramón, situada en el Paseo de la Habana 143, de Madrid, hoy un geriátrico, las denuncias son claras. El tocólogo que atendía los partos y dirigía la maternidad, Eduardo Vela Vela, entregó a cientos de bebés que reclaman ahora sus historiales médicos. Una denuncia por sustracción de menores en 1981 cerró la clínica San Ramón. Entonces se culpó a la dueña de una guardería y a unas prostitutas de compra-venta de niños y se archivó la acusación que apuntaba al doctor Vela.

Los adoptados en esta clínica hoy son mujeres y hombres que se han organizado a través de internet e intercambian información en diversos foros. Así, se sabe que Vela no actuaba sólo. Su mano derecha era sor María Gómez Valbuena. Esta monja era asistente social en la maternidad pública de Santa Cristina, en O‘Donnell, y a la vez trabajaba con el doctor Vela en la clínica privada de San Ramón. Era conocida en todo el país como “la monja que conseguía niños”.

Rosa R. G. tuvo a su tercer hijo con 22 años, en San Ramón. “Mi bebé nació 26 de octubre de 1978. Era prematuro, de siete meses y medio y pesó 2,5 kg. Todo fue muy bien, no tuvieron que darme puntos ni nada, a las dos horas estaba de pie. A todas las mujeres que atendían en la maternidad de San Ramón las dormían”, dice Rosa R. G. “Cuando desperté, dos horas después del parto, la monja me dijo que todo había ido muy bien. Yo pregunté por el médico y la religiosa me dijo que el médico no estaba. Bajé a ver al niño, era muy guapo, y lo habían metido en una incubadora”. Pasadas doce horas el doctor Vela le dijo que el bebé había muerto. A la madre de la parturienta le enseñaron un bebé gordito envuelto en una toalla que estaba en un cámara frigorífica. No le dieron ninguna documentación.

El 22 de febrero el Congreso de los diputados se comprometía a apoyar desde las instituciones la investigación sobre los niños robados. Unas semanas antes el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, anunció que los casos de niños robados serán investigados y que la instrucción se remitirá a las fiscalías territoriales. Esta decisión abre la vía para destapar una compleja trama en la que están envueltas personas de altos estamentos.

ROBO DE MENORES EN LOS ’60, ’70 Y LOS ’80

El robo de niños fue una práctica habitual durante la guerra civil. Se robaban los bebés de madres republicanas encarceladas, que parían en las prisiones. Sus hijos eran arrebatados, y luego ellas eran fusiladas, como han documentado las investigaciones de Tomasa Cuevas y Ricard Vinyes, entre otros. Esta práctica, inspirada en las teorías de Antonio Vallejo Nájera, con el paso de los años se convirtió en un negocio que afectó a madres sin filiación política y que duró hasta entrada la democracia. La desaparecida asociación Andas, Derecho a Saber, documentó los primeros casos. Hoy los afectados de los ‘60, ‘70 y los ‘80 han constituido varias organizaciones: La Voz de los Afectados, La Plataforma de Afectados de Clínicas de Toda España o la Asociación Nacional de Afectados por Adopciones Irregulares (Anadir), entre otras. Todas han documentado cientos de casos. En ellos, como ya publicó DIAGONAL (ver números 110, 111 y 112) están implicados curas, monjas, médicos, abogados, enfermeras e incluso conserjes. Cobraban por conseguir bebés para matrimonios de ‘buena posición’ afectos al Franquismo. En enero, Anadir, a través de su abogado Enrique Vila, presentó una denuncia a la Audiencia Nacional con más de 250 casos. Ahora son ya 500 afectados. Esta denuncia se une a la presentada por el abogado de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, por la Plataforma de Afectados de Clínicas de Toda España junto a otras 300 familias. Otros casos pendientes son los de los adoptados ilegalmente en la Clínica privada de San Ramón, el grupo de adoptados de Bilbao, el caso de Andalucía, etc.

EL PODER DE UNA MONJA

El control de las adopciones aumenta con la ley de 1987. Uno de los defensores de ese control fue Gregorio Guijarro, ya fallecido. Guijarro era director de la Asociación Española para la Adopción (AEPA) y al mismo tiempo fiscal general del Tribunal Supremo. Entonces él adoptó a dos niñas gemelas. Sin embargo, no era muy partidario de que el control de los adoptados fuese del todo público. En un artículo publicado por El País en 1981, en el que ensalza la tarea de la monja que trabajaba con Eduardo Vela, dice: “La encargada del servicio de asistencia social y maternidad de Santa Cristina (pública) desde hace más de 12 años, sor María Gómez Valbuena, (también en la clínica privada San Ramón) tiene en su memoria un arsenal de historias”. Sor María Gómez aún vive.

María José Esteso Póves.

 
Deja un comentario

Publicado por en febrero 24, 2011 en Argentina, Fascismo

 

Ayer con la Izquierda, HOY CON EL FASCISMO… Soledad Bravo escribe a Presidenta de Brasil

A continuación presentamos la carta enviada por Soledad Bravo, cantante venezolana, ayer militante de la izquierda revolucionaria, defensora de la Revoluciones en América LAtina hoy acompañante de los sectores fascistas más atrazados de la sociedad venezolana atacantes de todas las formas a la heroica y popular Revolución Bolivariana.

“Querida Dilma:

Llega Usted en el momento adecuado para elevar la autoestima de las sufridas mujeres de Brasil y América Latina y cuando la presencia femenina en nuestro continente se hace principal protagonista de cambios fundamentales. Por primera vez tras dos siglos de historia la mujer latinoamericana demuestra su capacidad de liderazgo, sacude las conciencias de una región azotada por el abuso y el castigo familiar de un machismo ancestral y cuando a pesar del esfuerzo de ilustres mujeres, como Michelle Bachelet, todavía pesa sobre algunos de nuestros países la sombra aviesa de cacicazgos, caudillismos y militarismos autocráticos intolerables.

Hemos amado su país. Hace cuarenta años, cuando América Latina tenía una imagen todavía folklórica y pintoresca de esa inmensa potencia que es su venerado país, tuve la inmensa fortuna de conocer su historia, su literatura, su poesía, su música. Canté en los años sesenta, siendo todavía una muchachita a Vinicius de Moraes, a Dorival Caymmi, a Thiago di Mello, a Geraldo Vandré. Luego tuve la inmensa fortuna de compartir escenario en Lisboa con Chico Buarque, con el MPB 4, con Simone. En Venezuela hemos recorrido el país con Gilberto Gil y hemos actuado en nuestros principales escenarios con Chico Buarque, con Maria Bethania, con Gal Costa, con Milton Nascimento. He tenido el privilegio de compartir la escena en Buenos Aires con esa maravillosa cantante que es Nana Caymmi. Y he tenido la inmensa fortuna de compartir en su casa de Rio de Janeiro momentos inolvidables con Tom Jobim y su familia. Puedo exhibir con orgullo mi gran amistad con ese extraordinario ciudadano de su amado país, culto e inteligente y gran embajador del Brasil dondequiera se presente, Caetano Veloso. Son mis grandes amigos brasileños.

Todas éstas son razones suficientes para decirle que siento la alegría de verla presidir el Brasil con la plena conciencia de su grandeza. Y de poder solicitarle, por lo mismo, que haga cuanto esté a su alcance por impedir que en mi país, Venezuela, que lleva al suyo en su corazón, se entronice un régimen totalitario, se atropellen los derechos humanos, se violen los más sagrados principios constitucionales, se desconozca la voluntad popular, se gobierne de manera autocrática y despótica, se persiga y encarcele a los opositores y se amenace a la mujer, a los niños, a la familia con leyes ajenas a nuestra idiosincrasia. Medidas todas que se creían eliminadas del suelo de nuestra Patria desde hace más de cincuenta años y hoy vuelven por sus fueros, hundiéndonos en la ignominia y la regresión.

Por todo lo anterior, le ruego respetuosamente contribuya con su talento, su empeño y su dedicación a fortalecer la democracia en nuestra región y a permitir la democratización de aquellos países que desconocen los más sagrados principios de los derechos de la mujer, de la familia y, en general, de los derechos humanos. Tiene Usted en su poder la gran posibilidad de volver a situar su país a la vanguardia de las democracias latinoamericanas, no sólo por el gran progreso social y económico que experimenta desde hace más de una década y ha situado al Brasil en el concierto de las grandes naciones, sino de apostar todo su prestigio a la salvaguarda de las instituciones democráticas y la defensa de los derechos humanos, sin complicidades ni medias tintas.

Reciba, a través mío, el cálido saludo de la mujer democrática venezolana y cuente con nuestro máximo respaldo.

Suya, de corazón,

Soledad Bravo